domingo, 17 de agosto de 2008

Juan Gelman - MI BUENOS AIRES QUERIDO



Sentado al borde de una silla desfondada,
mareado, enfermo, casi vivo,
escribo versos previamente llorados
por la ciudad donde nací.
Hay que atraparlos, también aquí
nacieron hijos dulces míos
que entre tanto castigo te endulzan bellamente.
Hay que aprender a resistir.

Ni a irse ni a quedarse,
a resistir,
aunque es seguro
que habrá más penas y olvido.

En la voz del poeta aquí.

3 comentarios:

elcamaleón dijo...

Que bello poema Carlos:hay que aprendrer a resistir,ni irse ni quedarse...Pero como diria el grán Ché: siempre de pie jamás arrodillado.Pero ojo,eso se suele decir si uno está solo porque hay circunstancias que obligarian a arrodillarse al más pinta como dirian ustedes.
Un saludo señor Carlos.

SubHatun dijo...

Si me dieran a elegir, yo elegiría
esta salud de saber que estamos muy enfermos,
esta dicha de andar tan infelices.
Si me dieran a elegir, yo elegiría
esta inocencia de no ser un inocente,
esta pureza en que ando por impuro.
Si me dieran a elegir, yo elegiría
este amor con que odio,
esta esperanza que come panes desesperados.
Aquí pasa, señores,
que me juego la muerte.
de "El juego en que andamos"

Risk dijo...

¡Gracias blogue, por la belleza que mandaste! Yo también prefiero saber que no saber, aunque duela.
Te mando un abrazo grande.

Related Posts with Thumbnails