lunes, 15 de septiembre de 2008

Horacio Salas - ANCLAO EN MADRID



Mientras tomaba mate en el estudio de Velázquez
llegó Quevedo sacudiéndose
los copos de la última nevada
y confirmó lo que pensábamos
los grabados eróticos de Picasso -dijo-
me resultan auténticamente afrodisíacos.

Después muerto de frío
Levantó el volumen de un disco del Polaco
Y nosotros quedamos en silencio

Garúa... tristeza...
Hasta el cielo se ha puesto a llorar.

1 comentario:

Surgmont dijo...

invito a leer www.salas-zamboni.blogspot.com

Related Posts with Thumbnails