lunes, 11 de mayo de 2009

Jorge Luis Borges y Osvaldo Ferrari - CONRAD, MELVILLE Y EL MAR




-Periódicamente nos hemos acordado, Borges, de dos escritores que se han ocupado esencialmente del mar. El primero...

-Joseph Conrad, ¿no?

-Joseph Conrad, y el segundo, el autor de Moby Dick.

-Sí, y no se parecen en nada, ¿eh?, absolutamente. Porque Conrad cultivó un estilo oral o, en fin, ficticiamente oral. Claro, son los relatos de ese señor que se llama Marlowe, que cuenta casi todas las historias. En cambio, Melville, en Moby Dick -que es un libro muy original- revela, sin embargo, dos influencias; hay dos hombres que se proyectan sobre ese libro -benéficamente, desde luego-: Melville suele, a veces reflejar o repetir... o, mejor dicho, en él resuenan dos voces. Una sería la de Shakespeare, y la otra la de Carlyle. Creo que se notan esas dos influencias en su estilo. Y él ha sido beneficiado por ellas. Ahora, en Moby Dick, el tema vendría a ser la idea del horror de lo blanco. Él puede haber sido llevado: él puede haber pensado, al principio, que la ballena tenía que ser identificada entre las otras ballenas. La ballena que había mutilado al capitán. Y entonces, él habrá pensado que podría diferenciarla haciéndola albina. Pero ésa es una hipótesis muy mezquina, mejor es suponer que él sintió el horror de lo blanco; la idea de que el blanco podía ser un color terrible. Porque siempre se asocia la idea del terror a la tiniebla, a la negrura; y luego, a lo rojo, a la sangre. Y él vio que el color blanco -que vendría a ser, para la vista, la ausencia de todo color- puede ser terrible también. Ahora, ésa idea él puede haberla encontrado -por qué no encontrar sugestiones en un libro, en una lectura, de igual manera que en cualquier otra cosa, ya que una lectura es algo no menos vívido que cualquier experiencia humana-, yo creo que él encontró esa idea en El relato de Arthur Gordon Pym de Poe. Porque el tema de las últimas paginas de ese relato, lo que empieza con el agua de las islas -esa agua mágica, esa agua veteada, que puede dividirse según las vetas-, bueno, en eso, hacia el final, está el horror de la blancura. Y ahí se explica por ese país de la Antártida que ha sido invadido alguna vez por gigantes blancos -el color blanco es terrible-, eso se va insinuando en las últimas páginas; Pym hace declarar claramente la idea de que las cosas blancas son terribles para esa gente. Y esa idea Melville la aprovechó para para Moby Dick (“aprovechó” es un apelativo peyorativo que yo lamento haber usado). En fin, ocurre eso. Y luego, hay un capítulo especialmente interesante que se llama “The whiteness of the whale” (La blancura de la ballena), y ahí él se extiende con mucha elocuencia -una elocuencia que yo no puedo repetir ahora- sobre lo blanco como terrible.

-Y como inmenso, quizá.

-Y como inmenso también. Bueno, ya que he dicho blanco -ya que me gustan tanto las etimologías- podría recordar, en fin -no es un hecho bastante divulgado-, que tenemos, en inglés, la palabra “black”, que significa negro, y en castellano, la palabra “blanco”. Y, desde luego, en francés “blanc”, en portugués branco, en italiano “bianco”. Y esa palabras tienen la misma raíz, porque en inglés -creo que la palabra sajona dio origen a dos palabras-: “bleak”, que significa descolorido (se dice, por ejemplo, “in a bleak mood”, cuando uno está no descolorido pero desgananado, melancólico), y la otra “black” (negro). Y ambas palabras: “black”, en inglés, y “blanco” en castellano tienen la misma raíz. Tienen la misma raíz porque, en el principio, “black” no significaba propiamente negro, sino sin color. De modo que, en inglés, eso de no tener color se corrió hacia el lado de la sombra: “black” significa negro. En cambio, en las lenguas romances, , esa palabra se corrió hacia el lado de la luz, hacia el lado de la oscuridad; y “bianco” en italiano, y “blanc” en francés, y “branco” en portugués significan, bueno, albo, blanco. Es raro, esa palabra que se ramifica y toma dos sentidos, opuestos; ya que solemos ver lo blanco como lo opuesto de lo negro, pero, la palabra de la cual proceden significa “sin color”. Entonces, como digo, en inglés se corrió para el lado de la sombra -significa negro-, y en castellano para el lado de la claridad, y significa blanco.

-Hay un claroscuro en la etimología.

-Es cierto, un claroscuro, excelente observación. Bueno, yo descubrí hace mucho tiempo -más o menos en la época en que descubrí la Divina Comedia- ese otro gran libro: Moby Dick. Ahora, creo que ese libro se publicó y que fue invisible durante un tiempo. Yo tengo una vieja edición -excelente, por lo demás- de la Enciclopedia Británica -año 1912-, la undécima edición; y hay un párrafo, no demasiado extenso, dedicado a Herman Melville, y en ese párrafo se habla de él como autor de novelas de viajes. Y, entre otras novelas, en las cuales él se refiere a sus navegaciones, está Moby Dick, pero no se la distingue de las otras; está en una lista con todas las demás -no se advierte que Moby Dick es mucho más que los relatos de viaje, y que es un libro sobre el mar-. Es un libro que se refiere, digamos, a algo esencial. Vendría a ser, según algunos, una lucha contra el mar, pero emprendida de un modo erróneo -ese sería el modo del capitán Hahib-. Pero lo curioso es que él impone esa locura a toda la tripulación, a toda la gente de la ballenera. Y Herman Melville fue ballenero -conoció esa vida personalmente, y muy, muy bien-. Aunque él era de una gran familia de New England (Nueva Inglaterra), fue ballenero. Y en muchos de sus cuentos él habla, por ejemplo, de Chile, de las islas que están cercanas a Chile; en fin, él conoció los mares. Yo querría hacer otra observación sobre Moby Dick, que no sé si se ha señalado, aunque, sin duda, todo ha sido dicho ya. Y es que el final -la última página de Moby Dick- repite, pero de un modo más palabrero, el final de aquel famoso canto del “Infierno” de Dante, en que se refiere a Ulises. Porque ahí, en el último verso, Dante dice que el mar se cerró sobre ellos. Y en la última línea de Moby Dick se dice, con otras palabras, exactamente lo mismo. Ahora, yo no sé si Herman Melville tuvo presente ésa linea del episodio de Ulises; es decir, la nave que se hunde, el mar que se cierra sobre la nave -eso está en la última página de Moby Dick y en el último verso de aquel canto del “Infierno” (no recuerdo el número) en que se narra el episodio de Ulises, que, para mí, es lo más memorable de la Divina Comedia-. Aunque, ¿qué hay en la Divina Comedia que no sea memorable? Todo lo es, pero si yo tuviera que elegir un canto -y no hay ninguna razón para que lo haga- elegiría el episodio de Ulises, que me conmueve quizá más que el episodio de Paolo y Francesca... ya que hay algo misterioso en la suerte del Ulises de Dante: claro, él está en el círculo que corresponde a los embaucadores, a los embusteros, por el engaño del caballo de Troya. Pero uno siente que ésa no es la verdadera razón. Y yo he escrito un ensayo -figura en el libro de los Nueve ensayos dantescos-, en que yo digo que Dante tiene que haber sentido que lo que él había cometido erq algo vedado a los hombres, ya que él, para sus fines literarios, tiene que adelantarse a decisiones que la divina providencia tomará el día del juicio final. ÉL mismo dice, en algún lugar de la Divina Comedia, que nadie puede prever las decisiones de Dios. Sin embargo, él lo hizo en su libro, en el cual él condena a algunos al infierno, a otros al purgatorio, y hace que otros asciendan al paraíso. Él puede haber pensado, entonces, que lo que hacía era, bueno, no una blasfemia, pero, en fin, que no era del todo lícito que un hombre adoptara esas decisiones. Y así él, escribiendo ese libro, habría emprendido algo vedado. De igual modo que Ulises, queriendo explorar el hemisferio septentrional, y navegar guiándose por otras estrellas, también está haciendo algo prohibido; y es castigado por eso. Porque si no, no se sabe por qué es castigado. Es decir, yo sugiero que consciente o inconscientemente hay una vinculación, una afinidad de Ulises con Dante. Y he llegado a todo esto a través de Melville, que sin duda conocía a Dante, ya que Longfellow, durante la larga guerra civil norteamericana -la mayor guerra del siglo XIX-, tradujo al inglés la Divina Comedia de Dante. Yo primero leí la versión de Longfellow, y después, en fin, me atreví a leer la versión italiana... yo tenía la idea, muy equivocada, de que el italiano era muy distinto del español. Si oralmente lo es; pero leído no. Además, uno lee con la lentitud que quiere, y las ediciones de la Comedia son excelentes. Y entonces, si uno no entiende un verso, entiende el comentario. En las mejores ediciones hay, digamos, una nota por verso, y sería muy raro que uno consiguiera no entender las dos (ríen ambos). Bueno, caramba, nos hemos apartado un poco de Melville, pero Melville es evidentemente un gran escritor, sobre todo en Moby Dick, y también en sus cuentos. Se publicó, hace algunos años, en Buenos Ires, un libro sobre el mejor cuento. Claro, se trata de un título comercial. Elegidos -cada uno de los cuentos- por cuatro ecritores argentinos. Y ahí colaboraron Manuel Mujica Lainez, Ernesto Sabato, creo que Julio Cortázar, y yo. Sabato eligió el cuento “Bartebly”, de Melville; yo el cuento “Wickfield”, de Nathaniel Hawthorne. Luego alguien eligió, creo, un cuento de Poe. Es decir, hubo tres escritores norteamericanos. Y Mujica Lainez eligió un cuento japonés o chino, no recuerdo. Se publicaron en un volumen en el que figuraban nuestros retratos, las razones que nos habían llevado a elegir ese cuento; y ese libro, en fin, tuvo bastante éxito, y reveló cuatro cuentos admirables.

-Claro, una muy buena idea.

-Sí, una buena idea editorialmente, sí.

-Pero, en cuanto a Conrad, usted me dijo que alguna vez que había cuentos de Conrad que le recordaban no el mar sino el río; y en particular, el Delta del Paraná.

-Bueno, sí, en los primeros libros de Conrad, cuando él recurre a paisajes malayos, yo usaba mis recuerdos del Tigre como ilustraciones. De modo que yo he leído a Conrad un poco intercalando o interponiendo paisajes que yo recordaba del Tigre, ya que era lo más parecido. Y, de paso, es raro lo de Buenos Aires: una gran ciudad que tiene cerca un archipiélago casi tropical, o casi malayo. Es rarísimo eso, ¿no?, y con cañas. ¡Ah!, bueno, yo estuve hace poco en Brasil, y redescubrí algo que me había sido revelado por las novelas de Eça de Queiroz, que es el nombre que tiene el bastón en portugués. Se llama bengala -sin duda por las cañas de Bengala-; porque alguien me dijo: “A sua bengala”, me extendió mi bastón, que es irlandés, y yo recordé aquella palabra (ríe), me pareció muy lindo que el bastón se llamara “bengala”. Porque “bastón” no recuerda nada especialmente. Bueno, ¿qué puede recordar?, los bastos: es un basto grande, es un gran as de basto. En cambio, “bengala ya nos trae toda una región, y el bengalí, la palabra “bungalow”, derivada de “bengala”, también.

-Veo, Borges, que el mar, a través de Conrad y de Melville, está muy cerca suyo, que lo retiene en la memoria a menudo.

-Sí, siempre, sí. Claro, hay algo de viviente, de misterioso... bueno, es el tema del primer capítulo de Moby Dick; el tema del mar como algo que alarma, y que alarma de un modo un poco terrible y un poco hermoso también, ¿no?

-La alarma que crea la belleza, digamos.

-Sí, la alarma que crea la belleza, ya que la belleza es una forma de alarma o inquietud, en todo caso.

-Sobre todo si recordamos aquella frase de Platón, en El Banquete, que dice, “Orientado hacia el inmenso mar de la belleza”.

-¡Ah!, es una linda frase. Sí, parece que son palabras esenciales, ¿no?

-El mar.

-El mar, sí; que está presente en la literatura portuguesa y ausente en la literatura española, ¿eh? Por ejemplo, el Quijote es un libro...

-De llanura.

-Sí, en cambio los portugueses, los escandinavos, los franceses -por qué no- después de Hugo, sienten el mar. Y Baudelaire lo sintió también y, evidentemente, el autor de “El barco ebrio”, Rimbaud, sintió el mar, que no había visto nunca. Pero, quizá no sea necesario ver el mar: Coleridge escribió su “Balada del viejo marinero” sin haber visto el mar, y cuando lo vio se sintió defraudado. Y Cansinos Asséns escribió un admirable poema del mar; yo lo felicité, y me dijo: “Espero verlo alguna vez”. Es decir, que el mar de la imaginación de Cansinos Asséns y el mar de la imaginación de Coleridge era superior al mero mar, bueno, de la geografía (ríe).

-Como usted verá, por una vez hemos logrado apartarnos de la llanura.

-Es cierto.


De Diálogos (1992)

2 comentarios:

maritornes dijo...

Tan esencial me parece lo que traes a esta tu casa que te me llevo para la mía, al lateral de mi blog, para tenerte más a mano.

Un saludo desde Caesar Augusta, o Zaragoza, mi nueva ciudad, tras alejarme de Tarraco, o Tarragona. De mi Mar Mediterráneo, pequeño y casero.

Un abrazo.

Risk dijo...

¡Muchas gracias, maritornes! :D

Un abrazo desde Santa María de los Buenos Aires.

Related Posts with Thumbnails